La torrija, el postre estrella en Semana Santa

Se vincula su origen a un invento de los romanos, no sólo les debemos las carreteras y los acueductos, de ellos heredamos el gusto por pegarnos un buen festín.

Durante siglos, fueron alimento de pobres, un producto barato que ayudaba a recargar fuerzas mediante dos alimentos básicos (pan y leche); al ser tan saciante y calórico, comenzó a consumirse en la Cuaresma para compensar los períodos de abstinencia que pautaba la tradición religiosa.

Algunos fijan su origen por un motivo completamente distinto: que comenzaron a prepararse para aliviar el dolor de las madres al dar a luz y favorecer su recuperación.

A principios del siglo XX, perdieron parte de su vinculación religiosa y empezaron a ser habituales en las tabernas madrileñas, acompañadas por una copita de vino ¡que no sólo de pan vive el hombre, ni la mujer!

Otros países tienen su versión particular de la torrija. El pain perdu francés, las rabanadas portuguesas o las french toast de los americanos; y es que un prodigio gastronómico tan asequible, nutritivo, sano y delicioso… tenía que cruzar fronteras.

Sigue estos trucos para triunfar con este dulce típico de la Semana Santa

1. Elegir un pan de poca calidad, cortarlo muy fino y rechazar otras opciones sabrosas.
Sigue estos trucos para triunfar con este dulce típico de la Semana Santa

2. No controlar los tiempos, la temperatura ni los ingredientes de la infusión.

3. Puedes usar huevo o no usarlo, pero nunca debes enharinar las torrijas.

4. Que el aceite sea muy intenso, que esté frío, sucio o mucho tiempo en contacto con las torrijas.

5. No comerlas calientes o guardarlas demasiado tiempo.

No hemos de olvidar que son muy ricas pero también un alimento energético y calórico, del que se aconseja no abusar. Una torrija por persona, y ¡a paladearla!

Además, si quieres darle un punto diferente a tu dulce de Semana Santa, te desvelamos la receta de las «Torrijas al Baileys», un postre que puedes disfrutar en casa o en la carta de este restaurante gallego.

Receta de torrija de Bayleis con helado de galleta

Ingredientes:

1 rodaja de pan (un poquito dura y con miga densa)

1 huevo pequeño

Medio vaso de leche

1 cucharada y media sopera de Bayleis

1 cucharada sopera de crema de orujo

Una cucharadita de canela

25 gramos de azúcar moreno

Aceite para freír

Helado de galleta

Pasos a seguir:

1. Mezclar la leche, el Bayleis, la crema de orujo y la canela para hacer la infusión y hervir durante unos 10 minutos (es al gusto del cocinero añadirle en este paso un poquito de azúcar o no).

2. Una vez hervidos los ingredientes y realizada la infusión colocarla en un plato hondo. A continuación, introducir la rodaja de pan un total de 40 minutos, 20 minutos por un lado, 20 minutos por el otro.

3. Pasados los 40 minutos, y una vez que el pan está empapado e impregnado de sabor, sacarlo y rebozarlo con el huevo batido.

4. A continuación, freír la torrija con aceite caliente. Una vez que esté doradita por un lado, darle la vuelta para que se dore por el otro.

5. Añadir el azúcar moreno.

6. Presentar con el helado de galleta

 

No hay comentarios aún

Comentarios cerrados